Palos de la Frontera

De Huelvapedia
Saltar a: navegación, buscar
Comarca:
Metropolitana de Huelva
Población:
8.415 habitantes.
Altitud:
23 metros.
Superficie Física:
50 kms2.
Gentilicio:
Palermo/a


Descripción

Palos de la Frontera es una localidad de la provincia de Huelva, Andalucía, España. En el año 2006 contaba con 8.415 habitantes, con una densidad de población 168,3 hab/km².

Palos de la Frontera es conocida como la cuna del Descubrimiento de América (como afirma en su escudo), ya que en esta ciudad se gestó y se preparó el primer viaje de Cristóbal Colón hacia lo que él creía las Indias. Zarparon del puerto de esta ciudad el 3 de agosto de 1492, llegando el 12 de octubre de dicho año a ciertas islas del actual continente americano que por entonces era desconocido por los europeos.
Por ello, Palos forma parte del itinerario histórico artístico conocido como los Lugares Colombinos[1].

Geografía

Ubicación

Sus coordenadas geográficas son Plantilla:Coor dm, y su altitud media es de aproximadamente 25 metros sobre el nivel del mar, a una distancia de unos 14 kilómetros de la capital de provincia, Huelva, a 9 kilómetros de la vecina ciudad de Moguer, y a pocos kilómetros de las playas de Mazagón, mancomunidad perteneciente a ambos municipios, Moguer y Palos de la Frontera, siendo su extensión superficial de 50 km².

Palos de la Frontera se encuentra ubicada al sudoeste de la Península Ibérica, en la denominada Tierra Llana de la provincia de Huelva, (la provincia más occidental de la comunidad andaluza fronteriza con el sur de Portugal), en la margen izquierda del río Tinto, a cuatro kilómetros de su desembocadura en el Atlántico, en unión con el río Odiel, en la denominada "Ría de Huelva", cuyas aguas constituyen el límite meridional de las 4873 hectáreas de su término municipal.

Relieve

La principal característica geológica de la zona, por lo general, es ser de terrenos de la era terciaria, cuaternaria y reciente. El paisaje del termino municipal de Palos está constituido por tres zonas características diferenciadas: campiña, marismas y costa.

La composición del terreno de "la campiña" de arcillas arenosas y guijas, rojizas por el manto diluvial cuaternario, y que se encuentra situado sobre arcillas y calizas terrosas terciarias, hacen de esta zona la mas adecuada para las actividades agrícolas, aunque desafortunadamente no es muy extensa dado el reducido término de Palos.

"Las marismas" y lagunas ocupan una extensa franja de terreno en los límites meridionales del término municipal y en la ribera del río Tinto, entre ellas encontramos la "laguna primera de Palos", la de "las madres" o el "estero Domingo Rubio". Una de las principales características de "las marismas" es la biodiversidad que se da en ellas, desde ánades, cormoranes, calamones, hasta garcillas y garzas reales. Estas marismas/lagunas son las que parecen confirmar la hipótesis de varios autores, de que el topónimo Palos procede del latín "palus", que significa "laguna" o " pantano".

Por último nos encontramos en la zona meridional con la zona de "la costa", que es baja, arenosa y rectilínea. Es de gran extensión y en ella encontramos las playas de Julián, Morla y Mazagón. A lo largo de la extensión que va desde la Torre de Arenillas y la del Oro, desaguan pequeños arroyos. Es conocida también como la Costa de Castilla, puesto que es la primera que dominaron los reyes castellanos en Andalucía.

Clima

Comunicaciones

Carreteras

Demografía

Ver datos estadísticos de la población de Palos de la Frontera Número de habitantes en los últimos diez años.

Evolución demográfica
1996 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006
6.884 7.009 7.060 7.115 7.337 7.605 7.895 7.897 8.181 8.415



Economía

Ver Datos estadísticos de la economía de Palos de la Frontera

Historia

Ver artículo sobre historia de Palos de la Frontera)

Aunque existen vestigios de poblamiento en la zona desde el Paleolítico Superior, así como numerosas leyendas que aluden a su pasado tartésico, romano, visigótico y musulmán, Palos de la Frontera se funda en 1322, fecha en que Alfonso XI de Castilla la dona a Alonso Carro y Berenguela Gómez, su mujer. De esta forma se separa de lo que había constituido el reino almohade de Niebla, al que seguía perteneciendo aún después de su conquista a mediados del siglo XIII. Palos era por estas fechas, como presumiblemente lo fue en toda su anterior historia, un pequeñísimo núcleo de población que subsistía de la pesca litoral, aprovechando las cualidades que, como puerto interior, al abrigo del viento y los ataques piratas, ofrecía el Río Tinto.

Los orígenes

Álvar Pérez de Guzmán, al que debemos considerar como verdadero padre y fundador de la villa de Palos, contaba sólo catorce años cuando, Juan I de Castilla, en 1379, le concede las villas de Palos y Villalba del Alcor como compensación por haberle arrebatado las localidades de Huelva y Gibraleón para cederlas a la Duquesa de Medinaceli . Álvar Pérez consiguió del monarca el privilegio de eximir de cualquier impuesto real a las 50 primeras familias que se instalasen en Palos acudiendo a su iniciativa de repoblación, estableció con su legislación las bases del ordenamiento jurídico municipal y dedicó las escasas y poco fértiles tierras del término palermo al cultivo del olivo y la producción de aceite. Después de la prematura muerte de Don Álvar, su viuda, Doña Elvira de Ayala, hija del Canciller de Castilla, prosiguió su labor hasta que muere en 1434.

Cada una de las hijas de D. Álvar y Dª. Elvira, llamadas Isabel y Juana, heredaron una mitad de la villa de Palos, que por sus respectivos matrimonios, pasaron a ser señoríos, una mitad del Conde de Miranda y la otra del Conde de Cifuentes. Los Miranda enajenaron en 1480 la sexta parte de su señorío en favor de D. Enrique de Guzmán, Duque de Medina Sidonia y Conde de Niebla. Por su parte, los Cifuentes vendieron su mitad de la villa a los Reyes Católicos en junio de 1492, cuando se preparaba la partida de la expedición colombina.

La época dorada

La villa de Palos, a mediados del siglo XV, atravesaba un período de desarrollo demográfico (2.500 habitantes) y económico gracias a las actividades marítimas de sus hombres, que establecieron unas prósperas relaciones comerciales con la Europa Mediterránea y Noratlántica, basándose en la pesca y otros productos que obtenían en la zona de Guinea.

La época dorada de Palos fue la década de 1470-1479, cuando la discordia sucesoria entre Juana la Beltraneja e Isabel la Católica desembocó en una guerra peninsular entre el reino de Castilla y Portugal. Ello supuso para Palos el respaldo real de sus incursiones a la Guinea y, en definitiva, para disputarle a los portugueses, rivales en la expansión oceánica, sus recién adquiridas colonias. Las principales expediciones navales castellanas, contra Portugal y sus dominios, requirieron siempre la presencia de marinos palermos, verdaderos expertos en las navegaciones atlánticas que, gracias a su pericia y hazañas, lograron fama internacional. Pero llegó la Paz de Alcaçovas (1479) con Portugal. La princesa Isabel, hija de los Reyes Católicos, se casó con el futuro rey portugués. Confiados en esta alianza, y tal vez esperando la unidad peninsular que supondría un heredero común, los Reyes abandonaron en este Tratado todos los derechos sobre mares y tierras atlántico-africanas, excepto Canarias, a Portugal. Los marinos palermos se veían así desposeídos de unas zonas pesqueras y comerciales esenciales para su subsistencia y sobre las que, con tantos esfuerzos, se habían afianzado. Los palermos hubieron, por una cuestión de supervivencia, de desobedecer lo pactado por sus Reyes y Portugal.

Palos, cuna del descubrimiento de América

Palos de la Frontera es mundialmente conocido como la cuna del Descubrimiento de América. De su puerto partieron el 3 de agosto de 1492 las carabelas, Santa María, La Pinta y La Niña, con el Almirante Cristóbal Colón, los hermanos Pinzón, los marineros de Palos y la comarca próxima rumbo a lo desconocido y que de hecho sería el encuentro con el continente americano.

Sus incursiones a Guinea, anteriormente bien vistas por los monarcas católicos en sus luchas contra la corona de Portugal, se convirtieron entonces en delictivas y objetos de castigo por el Tratado de Alcáçovas. Por una de estas incursiones fueron condenados, ciertos palermos, a servir a la Corona, durante dos meses, con dos carabelas aparejadas a su costa[2]. El 30 de abril de 1492, los Reyes ordenaron que esas naves se pusieran al servicio de Cristóbal Colón.

La Corona reducía así los gastos de la expedición y vinculaba a ella a los bravos y expertos marinos de Palos, los más aptos, según creencia general de la época, para realizar una empresa de tal envergadura. Además, los Reyes, para que no existiese la menor duda del carácter real de la expedición, quisieron que las naves partieran de un puerto realengo. Para ello adquirieron, a fines de Junio de 1492, la mitad de la villa de Palos perteneciente al Conde de Cifuentes por 16.400.000 maravedíes.

Además, en el Monasterio de La Rábida, Colón encontró hospitalidad, comprensión y apoyo. Cuando su ánimo desfallecía, los franciscanos intercedieron por él en la Corte y le pusieron en contacto con los marinos palermos. Los frailes conocían bien la audacia y pericia de estos navegantes. Colón halló entre estos marinos los recursos materiales y humanos que necesitaba, hombres hábiles, valerosos y osados que, con sus carabelas, habían navegado muchas veces por las aguas atlánticas, surcando rutas hasta entonces desconocidas. Eran, sin duda alguna, los hombres que Colón buscaba. Aquellos que creen fortuita y azarosa la elección de Palos como punto de partida de la expedición descubridora, desconocen la historia palerma.

Así, Palos fue cuna del descubrimiento de América y sus hombres fueron protagonistas de la hazaña colombina, hecho importante que trajo expectativas de desarrollo para una España y Europa en expansión comercial y que señala el paso definitivo de la Edad Media a la Moderna.

Palos, los franciscanos y la evangelización de América

Cuando se habla del papel que ha desarrollado el pueblo de Palos de la Frontera en la Historia de América, suele pensarse, casi exclusivamente, en los acontecimientos relacionados con la preparación y ejecución del primer viaje colombino. Pero, poco a poco, la investigación y el estudio nos van perfilando múltiples actuaciones en las que los palermos se muestran como destacados protagonistas en la colonización del Nuevo Mundo, siempre pioneros, construyendo los pilares de una nueva sociedad, de una nueva cultura, y participando activamente en la evangelización.

Desde el fundamental apoyo que Fray Antonio de Marchena y Fray Juan Pérez prestaron a Cristóbal Colón cuando su ánimo desfallecía ante la adversidad, el Convento franciscano de Santa María de La Rábida siguió atentamente la evolución de los acontecimientos, erigiéndose en uno de los primeros focos de la evangelización americana. Como es lógico, la influencia del convento rabideño, propició que destacaran especialmente los franciscanos entre los primeros evangelizadores de América palermos, como el obispo Fray Juan Izquierdo, Fray Juan de Palos, Fray Juan Cerrado, Fray Pedro Salvador, Fray Alonso Vélez de Guevara, Fray Juan Quintero, Fray Thomás de Narváez y Fray Francisco Camacho, que tomaron en su mayoría los hábitos en México y Lima.

El verdadero nombre de Palos

Etimológicamente su denominación toponímica procede del vocablo romano Palus ("laguna"), y de hecho se llamó únicamente Palos hasta 1642, pero a mediados del siglo XVI los primeros cronistas de Indias, Gonzalo Fernández de Oviedo y Francisco López de Gómara, creyendo que Palos y Moguer eran un sólo pueblo, crearon el incorrecto Palos de Moguer[3], que se extendió con gran velocidad, pasando a enciclopedias y manuales de estudio. Algo parecido sucedió con fray Juan Pérez y fray Antonio de Marchena, con los que crearon un único e inexistente personaje: fray Juan Antonio Pérez de Marchena.

En mayo de 1642, el Concejo Municipal de Palos adoptó el nombre de Palos de la Frontera, aprovechando que el rebelde Marqués de Ayamonte hizo pasar las tropas portuguesas del Guadiana al Tinto, y para poner un "apellido" a Palos, que tapara el que lo hacía desaparecer como pueblo, uniéndolo a la más poderosa ciudad vecina.

La decadencia y el renacimiento

La atracción de las Indias fue tan importante que absorbió la reducida población palerma. Los armadores y marinos más capaces e intrépidos emigraron a América, o a Sevilla, que monopolizaba el comercio indiano. Así, a mediados del XVI, la marinera villa de Palos se encontró apenas sin naves. Los pescadores, para seguir ejerciendo su oficio, tuvieron que emigrar y contratarse en los barcos de las villas vecinas. La población había descendido de forma importante y, sin embargo, la presión fiscal se mantuvo, por lo que cada vecino hubo de pagar más, originándose un círculo vicioso, emigración - presión fiscal que acabó despoblando la villa casi por completo.

Durante más de tres siglos se subsistió gracias a una exigua producción agropecuaria. Palos, el brazo ejecutor del Descubrimiento, la Cuna del descubrimiento de América, estuvo a punto de ser devorada por su criatura. A mediados del siglo XVIII se quedó tan sólo con 125 habitantes.

Afortunadamente, a finales de esa misma centuria, algunos inversores catalanes, entre los que cabe destacar a D. Antonio Bueno, se dedicaron a la explotación vitivinícola de sus tierras, lo cual originó un lento pero constante crecimiento de la población, que no alcanzó las cifras precolombinas hasta mediados del siglo XX.

Palos, pueblo marinero, ha tenido un retroceso desde finales del siglo XX en esta actividad, centrada en la captura de marisco, dejando paso a la industria, con parte importante dentro del Polo Industrial de la provincia y a una nueva agricultura que ha propiciado el renacer de las potencialidades del municipio. Es una agricultura basada en el regadío y en el cultivo del fresón de Palos, que se exportan a la mayor parte de la Unión Europea.

De Palos al Plata, el vuelo del Plus Ultra

El 22 de enero de 1926 a las 7:55 horas, salía del muelle de la Calzadilla, elevandose sobre el entorno de la Rábida, en Palos, el "Plus Ultra", primer hidroavión que cruzó el Océano Atlántico. En conmemoración del primer viaje colombino, nuevamente Palos es elegida como inicio de una aventura transoceánica, esta vez en vuelo.

La tripulación estaba compuesta por el comandante de infantería Ramón Franco Bahamonde, comandante del Plus Ultra, de Ferrol (La Coruña), el capitán de artillería Julio Ruiz de Alda, de Estella (Navarra), el alférez de navío Juan Manuel Durán González, de Jerez de la Frontera (Cádiz), el soldado mecánico Pablo Rada Ustarroz, de Caparroso (Navarra). Hasta Canarias llevaron al fotógrafo de Cuatro Vientos, Leopoldo Alonso, para que filmara el inicio del viaje.

El avión que se empleó fue un Dornier Wal, hidroavión alemán, fabricado en Italia.

La travesía se realizó en siete etapas que culminaron en Buenos Aires (Argentina). Alfonso XIII de España donó el Plus Ultra a la Armada argentina, donde sirvió como avión de correo hasta ser retirado del servicio. A cambio el pueblo argentino donó una estatua de Ícaro que fue situada junto al muelle de la Reina en el entorno de la Rábida.

S.S. Juan Pablo II en Palos de la Frontera

Es de reseñar el hecho histórico de la visita de S.S. Juan Pablo II a Palos de la Frontera, el 14 de junio de 1993, dentro de su recorrido por los Lugares Colombinos y el Rocío, con motivo del V Centenario del Descubrimiento y Evangelización de América. En esa primera, y hasta el momento, única visita de un Sumo Pontífice a Palos, fue coronada canónicamente la Virgen de los Milagros (patrona de la ciudad), siendo los Padrinos de la Coronación SS. MM. los Reyes de España D. Juan Carlos I y Dña. Sofia, representados en su hija la Infanta Dña. Cristina. Se da el hecho de que esta es la única imagen de la virgen coronada por S.S. Juan Pablo II en España.

El Papa, después de impartir su bendición, añadió unas palabras improvisadas:

«Muchas gracias por este encuentro. Es una gran emoción encontrarse en el lugar totalmente histórico donde empezó un nuevo capítulo de la historia del mundo, de nuestro mundo, del nuevo mundo, de todo el mundo, del globo terrestre. Donde empezó también la historia de la Salvación y de la Evangelización del Continente americano. Siempre vuelven a este lugar bendito encomendándose a la Señora de los Milagros, a la Madre de los hombres, a la Reina de las Américas, todos nuestros hermanos de aquí, en España y en la otra parte del mundo. Sea alabado Jesucristo.»[4][5]

Cultura

Monumentos

Entre sus monumentos destacan:

  • La Iglesia de San Jorge, de estilo gótico mudéjar, con una puerta mudéjar llamada la de "los novios". En esta Iglesia se dio lectura a la Real Provisión,[2] que ordenaba a Diego Rodríguez Prieto y otros vecinos de la villa de Palos, a que tuvieran preparadas dos carabelas para partir con Cristóbal Colón.
  • El Castillo. Junto a la iglesia, en un cabezo, encontramos los restos del castillo de Palos, los cuales han sido motivo de intervenciones arqueológicas en varias ocasiones.
  • La Casa Museo de Martín Alonso Pinzón, en la que se pueden admirar útiles de navegación, pinturas y mapas relacionados con la gesta colombina; las visitas se realizan previa cita en el Ayuntamiento.
  • La Fontanilla. Saliendo de Palos se llega a la Fontanilla. Desde la Puerta de los Novios de la Iglesia de San Jorge, se accedía a la Fontanilla, junto a la cual se encontraba el histórico Muelle del que partió la expedición descubridora, y que era la fuente pública de Palos, protegida por un templete cuadrangular de ladrillos construido en el siglo XIII y de estilo mudéjar, donde, según afirma la tradición, se abastecieron de agua las naves Santa María, la Niña y la Pinta.
  • La estatua de Martín Alonso Pinzón, capitán y armador de esta villa y protagonista de la hazaña del Descubrimiento.
  • La Rábida. En la carretera hacia Huelva encontramos el paraje de la Rábida, uno de los más bellos rincones del municipio y en él encontramos el monasterio franciscano de La Rábida.El monasterio es el lugar donde se fraguó el viaje de Colón. Erigido en los siglos XIV-XV, sobresalen por su interés artístico la iglesia gótico-mudéjar en la que se pueden admirar un crucificado y la Virgen de los Milagros, del siglo XIV, delante de la cual oraron Colón y los marinos que realizaron la empresa descubridora. Son de destacar también las estancias decoradas con frescos de Daniel Vázquez Díaz, el claustro y el museo, donde se conservan numerosos objetos commemorativos del Descubrimiento de América. Tiene de 2.000 m² de extensión y es de planta irregular.
    El monasterio a lo largo de los más de 500 años de su historia ha sufrido modificaciones, sobre todo a raíz del terremoto de Lisboa de 1755. En este monasterio se hospedó Cristóbal Colón años antes de partir hacia el Nuevo Mundo.
    Fue declarado Monumento Nacional en 1856. Mereció, además, la declaración de Primer Monumento histórico de los pueblos hipánicos.
    También se puede visitar en este entorno el Monumento a los Descubridores. A él se llega por una avenida en la que se muestran todos los escudos de los países iberoamericanos, realizados en azulejos. Cerca encontramos el Parque Botánico José Celestino Mutis, con especies autóctonas y americanas. También en este entorno se encuentra la Universidad Internacional de Andalucía, Sede Iberoamericana Santa María de la Rábida, el Foro Iberoamericano, construcción moderna y de multiusos como palacio de congresos, conciertos y espectáculos, El Muelle de la Carabelas, enfrente, lugar de exposición permanente, donde podemos revivir la aventura americana y se pueden visitar las réplicas de las carabelas que se realizaron para la celebración del V Centenario. Río abajo encontramos el Muelle de la Reina, donde, a través de Ícaro, se conmemora el primer vuelo entre Europa y América, el del hidroavión Plus Ultra.
  • Mazagón. En la costa se puede visitar las playas de Mazagón, un Parador de Turismo y el Puerto Deportivo con modernas instalaciones.

Bandera y escudo de Palos de la Frontera

Escudo de Palos de la Frontera.

La bandera de Palos de la Frontera está compuesta de tres franjas paralelas entre sí y perpendiculares en el asta, de igual dimensión. La primera amarilla, la segunda blanca y la tercera azul. Centrado y sobrepuesto el escudo de armas local.

El Escudo Municipal de Palos de la Frontera se basa en el concedido por el Emperador Carlos V, el 23 de Septiembre de 1519, a los hermanos Pinzón [6] y a los marinos de Palos que fueron con ellos a descubrir las Indias. La descripción heráldica es la siguiente:

De azur tres carabelas al natural en la mar sobre ondas de plata, entre dos mundos nacientes de los flancos. Bordura de oro con cuatro panelas de gules y cuatro áncoras de sable, y la siguiente leyenda "Palos de la Frontera, Cuna del Descubrimiento".

El ayuntamiento viene usando este sello para validar su documentación desde 1968.

Gastronomía

Ver artículo sobre la gastronomía de Palos de la Frontera

Fiestas

Ver artículo sobre la fiestas de Palos de la Frontera

Lugareños ilustres

Los más ilustres personajes históricos nacidos en Palos de la Frontera, están relacionados con los descubrimientos geográficos en general y con el Descubrimiento y la Evangelización de América en particular. Entre los más conocidos destacarían:

Hermanos Pinzón

  • Martín Alonso Pinzón: capitán de la carabela La Pinta, líder de los marineros de Palos, sin su intervención Colón no habría logrado los barcos y la tripulación que necesitaba, su gran experiencia como navegante fue decisiva en el Descubrimiento de América.
  • Vicente Yáñez Pinzón: capitán de la carabela La Niña. Realizó posteriormente, por cuenta propia o de la Corona, tres viajes más al Nuevo Mundo. Primer marino europeo que navegó por el hemisferio Sur, descubridor del Brasil, explorador del río Amazonas y pionero en los viajes por el Golfo de México. Fue nombrado por los reyes Piloto Real, Asesor, Caballero, Capitán General y Gobernador de Puerto Rico.
  • Francisco Martín Pinzón: maestre de la carabela La Pinta. Acompañó a su hermano Vicente al Brasil y pereció en el cuarto viaje de Colón.

Otros exploradores y marinos

  • Juan Rodríguez Mafra: piloto real con gran experiencia en viajes al Caribe. Fue piloto de las naos Concepción y San Antonio en el viaje de Magallanes - Elcano, primero en dar la vuelta al mundo.
  • Gonzalo Guerrero: náufrago en Yucatán, fue esclavo en varias tribus hasta que sus conocimientos militares y su adaptación a la cultura maya le llevaron a ser nacom, máximo jefe de los guerreros. Se casó con la princesa de su tribu y luchó bravamente contra los castellanos durante muchos años hasta su muerte, por lo que fue llamado por los españoles "el Renegado".

Religiosos

  • Fray Juan de Palos: fue uno de los doce misioneros llamados "Apóstoles de América". Realizó una gran labor de evangelización en tierras mexicanas. Mártir en la Florida.
  • Obispo Juan Izquierdo: gran organizador de la Iglesia y la Evangelización en Yucatán, donde realizó también una importante labor educadora. Concluyó la catedral de Mérida (México) en la que está enterrado.

Otros

Sociedad

Ver datos estadísticos de la sociedad de Palos de la Frontera

Centros educativos

Centros de Salud

Deportes

Referencias

  1. Decreto 553/1967, de 2 de marzo, por el que se declara conjunto histórico artístico el sector denominado «Lugares Colombinos» en la provincia de Huelva. BOE nº 69 de 22/03/1967.
  2. 2,0 2,1 Real Provisión de los Reyes Católicos que fue enviada a Diego Rodríguez Prieto y otros compañeros, vecinos de la villa de Palos, a fin de que tuvieran preparadas dos carabelas para partir con Cristóbal Colón. [1] Granada, 30 de abril de 1492. Archivo General de Indias. Signatura: PATRONATO, 295, N.3. (castellano antiguo)
  3. Esta denominación erronea produce malestar a los habitantes de Palos de la Frontera, puesto que ha hecho que mucha gente pensara que Palos de la Frontera en algún momento hubiera pertenecido a Moguer, cosa que no es cierta y que nunca ha ocurrido. Existen multitud de documentos donde se atestigua el verdadero nombre de Palos, por ejemplo en la Real Provisión enviada a ciertos vecinos de Palos para que pusieran naves al servicio de Colón, de fecha 30 de abril de 1492 recogida en el Archivo General de Indias. Signatura: PATRONATO, 295, N.3, se la denomina únicamente Palos. Como ejemplo de que posteriormente se denominó Palos de la Frontera, puede valer como ejemplo un documento de uno de los descendientes directo de Martín Alonso Pinzón, en el que se dice:

    ... Sepan quantos esta carta vieren como yo, Diego Martín Pinzón Dávila, vezino de la villa de Moguer estante al presente en esta villa de Palos de la Frontera...

    Archivo de Protocolos de Moguer. Libro de Escrituras Públicas de Palos de la Frontera 1650-1654, fls. 362-362 vº

  4. Resumen de la visita de SS. Juan Pablo II a Huelva en la web de la Conferencia episcopal Española.
  5. Visita de SS. Juan Pablo II a Huelva, Obispado de Huelva.
  6. Escudo de armas concedido a los Pinzón de Palos de la Frontera:
    "... por la presente vos hacemos merced e queremos que podáis tener e traer por vuestras armas conocidas tres carauelas al natural en la mar e de cada una ellas saga una mano mostrando la primera tierra que así fallaron e descubrieron en un escudo tal como este ... ... e por orla del dicho escudo podays traer e trayays unas ancoras e unos coraçones las quales dichas armas vos damos ..."
    Archivo General de Indias Sección Indiferente General. Signatura: INDIFERENTE,420,L.8,F.146R-147V.

Entradas relacionadas

Enlaces externos


Este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente3.00/5

3.0/5 (10 votos)