Niño Jesús Dormido del Valle (Manzanilla)

De Huelvapedia
Saltar a: navegación, buscar

7maravillas de Huelva2.png Candidato a "maravilla de Huelva"
Categoría:obra religiosa


Este artículo intenta dar a conocer un descubrimiento de una escultura de gran valor histórico y artístico. Se trata del Niño Jesús Dormido del Valle.

El Niño está dormido, recostado sobre el costado derecho y apoyado en una calavera. Además se puede apreciar que, con la mano izquierda tiene una cruz de madera. Nunca se ha sabido de su escultor; no obstante, en este artículo se desvelará este enigma. La escultura es de madera de pino y, para su restauración, ha sido sometida a un intenso trabajo de rehabilitación debido al mal estado que presentaba.

En el proceso de restauración se ha realizado el diagnóstico y el estudio radiográfico necesarios para la determinación de las características y el estado de conservación de esta imagen. Los trabajos han consistido en la limpieza superficial, desinsectación, fijación de policromía, intervención estructural, limpieza de la película pictórica, reintegración cromática y protección final.


Descripción

El Niño Jesús Dormido del Valle es una escultura en madera policromada de veintiocho por setenta y seis, por veintisiete centímetros, datada entre 1630 y 1635, situada durante años en un camarín en el centro de la parte inferior del Retablo de la Ermita de Nuestra Señora de El Valle de Manzanilla.

Es una obra restaurada en 2009 por la Restauradora Doña Rosario Giráldez de la Cuadra, tras varios años de proceso de restauración e investigación para descubrir su autoría una vez finalizado el proceso y presentada al Pueblo de Manzanilla el 12 de junio de 2009 en un acto religioso-cultural en el Santuario del Valle. El niño Jesús Dormido se presenta desnudo, recostado sobre el lado derecho y apoyado sobre una calavera; la mano izquierda alcanza una Cruz de madera que está en el suelo. Destacan como características singulares de la Imagen su naturalidad, sus características anatómicas: los hoyuelos, las piernas y brazos rollizos, arrugas en el cuello y la cintura, el alargamiento de sus extremidades superiores e inferiores, el sexo desnudo. Características que hace que esta imagen goce de una extremada belleza, misterio y curiosidad.

Autoría

El descubrimiento de la autoría y fecha de la efigie fue realizado por parte del Catedrático de Historia del Arte Hispanoameicano de la Universidad Hispalense, Don Emilio Gómez Piñol, que tras años de estudio e investigación desvela que la obra es del último decenio del siglo XVI o comienzos del siglo XVII debido a la policromía que presentaba la obra.

El Catedrático nombró la Imagen como "El Niño Jesús Pasionario". Empleó este calificativo, "pasionario", debido a los objetos de la Pasión de Cristo que le acompañan: una caravela y una cruz. Nombra otros ejemplos con la misma iconografía como la que aparece en un cuadro de Murillo de un Niño Jesús Pasionario del Siglo XVII con la diferencia que presenta el Niño Jesús Pasionario que está en la Ermita del Valle que se muestra recostado sobre ambos iconos o símbolos de la Pasión. Otros autores representan también la Pasión a través de un Niño Jesús con Espinas. No obstante, la imagen del Niño Jesús Pasionario de Manzanilla tiene diferencias con las representadas por los autores nombrados anteriormente y destacando por peculiaridades como la naturalidad de la imagen, sus características anatómicas: los hoyuelos, las piernas y brazos rollizos, arrugas en el cuello y la cintura, el alargamiento de sus extremidades superiores e inferiores, el sexo desnudo, etc. Por estas características, entre otras, define la escultura como clásica encuadrándola en el Renacimiento. Por tanto, su autor es de finales del siglo XVI que domina la figura tendida, es un gran dibujante (debido a su columna perfectamente detallada). Todas estas pistas añadidas a otro descubrimiento acontecido en Ubrique donde cuentan con una imagen similar a la del Niño Jesús Dormido del Valle que se data en 1575 y cuyo autor es el Escultor Sevillano Jerónimo Hernández. Por todas esas coincidencias y el tremendo parecido de ambos niños, el Catedrático se aventura a afirmar que el Escultor Sevillano de renombre Jerónimo Hernández también es el autor del Niño Jesús Dormido de Manzanilla.

Proceso de Restauración

Estudio con luz ultravioleta.Frontal.JPG

El día 24 de septiembre de 1998, a requerimiento del Sr. Don Antonio González Peña, Alcalde de Manzanilla en esa fecha, se desplazaron a Manzanilla los Técnicos del Instituto Andaluz del Patrimonio Don Gabriel Ferrera Romero, Historiador del mismo, Doña Amalia Cansino y Don Pedro Castillo, para que emitieran un diagnóstico sobre el cuadro de la Inmaculada que existe en el Salón de Plenos de la Casa Consistorial del municipio.

Tras la visita el Secretario de la Hermandad de Nuestra Señora del Valle los llevó a la Ermita de Nuestra Señora del Valle para que informasen del patrimonio que allí se encontraba. Tras la visión del retablo, al que consideran de gran calidad, se sorprenden de la comprobación de la existencia del Niño Jesús que estaba en dicho retablo.

Estudio con luz ultravioleta.Trasera.JPG

Don Gabriel Ferrera Romero se percata de la belleza de la talla de la obra y pide al Secretario de la Hermandad que se informe a los miembros de la Hermandad de su parecer sobre el hallazgo y que se solicite el traslado urgente de la Imagen al Instituto para ser tratada su policromía que se estaba desprendiendo, debiéndose realizar previamente un amplio reportaje fotográfico. Ese mismo día se llevó a cabo el reportaje por el fotógrafo profesional sevillano Don José Antonio Macías junto al pintor Don José Osorno Marín.

Se traslada esta conversación al Hermano Mayor de la Hermandad, Don Fernando Parra, tras quedar impresionado con la noticia, acude a Don Emilio Gómez Piñol, Catedrático de Historia del Arte Hispanoamericano de la Universidad de Sevilla. El Señor Gómez Piñol quedó maravillado a la vista de la Imagen del Niño Jesús considerándolo una obra de arte de primera categoría. El Catedrático Gómez Piñol comenzó los estudios y las investigaciones pertinentes para diagnosticar la obra y presentarle autoría. El 21 de septiembre de 2007 se produce una visita a la Ermita por la Sra. Ilma. Consejera de Cultura Doña Rosa Torres, a instancia de Don Fernando Parra, Hermano Mayo de la Hermandad, para que conociera la "joya" que la Hermandad poseía, el Niño Jesús Dormido.

La Consejera quedó altamente interesada a la vista del mismo prometiendo llevar a cabo lo antes posible la restauración que la imagen necesitaba. A los pocos meses visitó la Ermita Doña Rosario Giráldez de la Cuadra, restauradora, con el encargo de la Consejería de Cultura de proceder a la restauración. Tras el permiso reglamentario del Obispado de Huelva, el Niño Jesús Dormido, debidamente embalado y asegurado, fue trasladado el día 23 de octubre de 2008 al taller de la Restauradora. La escultura regresa a su Ermita el día 10 de marzo de 2009, satisfactoriamente restaurada.

Restauración

Ermita del Niño Jesús (Manzanilla).jpg

Catalogación oficial, menciones de interés, premios, etc.

La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, a través de la Dirección General de Bienes Culturales, ha restaurado la imagen del 'Niño Jesús Dormido', una escultura policromada del siglo XVII, de gran valor histórico-artístico, que se encuentra en el interior de un pequeño camarín-urna en el retablo de la ermita de Nuestra Señora del Valle, en la localidad de Manzanilla.

La directora general de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura, Guadalupe Ruiz; el delegado en Huelva, Juan José Oña, y el alcalde de Manzanilla, Cristóbal Carrillo, ha visitado la imagen tras su restauración.

Referencia Bibliográfica: Imagen recogida en [1]


Localización

Galería


Bibliografía y enlaces

Noticia Huelvainformación.es

Guadalinfo.es

Más información

Principales editores del artículo

Hay 2 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente2.83/5

2.8/5 (6 votos)