Ricardo Baroja y Nessi

De Huelvapedia
Saltar a: navegación, buscar

Nacido en Minas de Riotinto por casualidad a causa de la profesión itinerante del padre, ingeniero de minas, y enseguida marchó toda la familia a San Sebastián. A los ocho años de edad (1879) fueron a Madrid; dos años después está en Pamplona y en 1886 en Bilbao. A los quince años ingresa en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Madrid, pero un amago de tuberculosis, enfermedad que ya había matado a su hermano Darío, alarmó a sus padres y les hizo desistir de que su hijo siguiera una carrera tan dura; al sanar más adelante, pues, guiado por su amor al arte, estudió entre 1888 y 1891 en la Escuela de Diplomática para pertenecer al Cuerpo de Archivos y Bibliotecas y asiste además a una academia de pintura donde recibe clases de Eugenio Vivó.

También frecuenta los círculos artísticos de Málaga y Valencia, y le seduce la pintura de los viejos Francisco Domingo y Marqués e Ignacio Pinazo y Camarlench sobre todo, mientras que no sintoniza con el estilo entonces pujante de Joaquín Sorolla. Es en Valencia donde conoce al pintor Julio Peris Brell, con quien entabla una larga amistad. Ilustra mientras tanto los primeros libros de su hermano.

Tras participar en oposiciones le destinan al final en 1897 al Archivo de Cáceres, pero renuncia o pide frecuentes excedencias y se le encuentra trabajando ocasionalmente durante cortos periodos en la biblioteca de Bilbao, en 1900 en los archivos de la Delegación de Hacienda de Teruel y en 1901 en la biblioteca provincial de Segovia, para abandonar allí definitivamente esta discontinua carrera funcionarial en 1902, pues lo que siempre había deseado era trabajar en un museo y lo único que había conseguido era solamente catalogar legajos, fuera de que su temperamento era viajero e inquieto por naturaleza.

Colabora como ilustrador en Alma Española, Arte Joven y Electra, a veces con el seudónimo de "Juan Gualberto Nessi", y frecuenta las tertulias del Café Levante, con Valle-Inclán, y las de El Lion d'Or, Pombo y El Gato Negro, de lo que dejó testimonio en su famoso libro Gente del 98. Hizo además viajes por España con su hermano Pío y algunos mutuos amigos, en especial uno a Soria del que dejó recuerdo gráfico. Ambos hermanos son redactores de El Globo y en estas tareas les envían a Marruecos una temporada. Cultiva preferentemente el retrato y las escenas de la vida popular, en un tono entre goyesco y romántico.

En 1903 funda con la colaboración de Pablo Ruiz Picasso y Francisco de Asís y Soler el grupo de «Arte Joven» y en 1905 hace su primer viaje a París. En 1910 cofundó la Sociedad de Grabadores Españoles, después reagrupada como la denominación deLos 24, grupo que editó tres números de la revista de esta técnica La Estampa antes de que pasara a publicarla el Círculo de Bellas Artes. Aficionado al teatro (incluso trabajó como actor de cine en la película El sexto sentido[1], en 1915 estrena El Cometa con la Compañía de María Guerrero; en 1917 publica su primera novela, Aventuras del submarino alemán U... y comienza a aserorar a su cuñado el editor Rafael Caro Raggio en la colección Biblioteca de Arte que empieza a publicar. En 1920 publica Fernanda; en 1925 da una sonada conferencia en el Círculo de Bellas Artes donde, sin dar nombres, ataca a la crítica de arte del momento, en concreto a Juan de la Encina y José Francés, conferencia que tuvo mucha repercusión y que fue impresa; desde entonces la crítica le tendrá ojeriza; en 1926 publica El Pedigrée.

En 1928 es nombrado profesor de la Escuela Nacional de Artes Gráficas y vuelve a dedicarse intensamente al grabado, que tenía abandonado desde 1912. Frecuenta las tertulias de la Cacharrería, la del Café la Granja del Henar, donde está Valle Inclán, y la del Café Varela, donde están Antonio Machado y su hermano Manuel. Al advenir la República se enemista con su antes amigo Manuel Azaña, director del Ateneo y en ese mismo año de 1931 pierde el ojo derecho en un accidente de automóvil en Navalcarnero y ello le obliga a dejar la pintura y el grabado y consagrarse a la literatura. Ganó el premio nacional de literatura en 1935 por su obra La Nao Capitana y ese mismo año empieza a escribir en Diario de Madrid los artículos sobre tertulias madrileñas que constituirán su libro Gente del 98 (1952).

Su obra como grabador es importante y se le considera el sucesor de Goya. Ha dejado más de ciento treinta grabados, unos mil óleos y dos docenas de libros entre ensayos y novelas, así como gran obra dispersa de articulista en distintas revistas y periódicos.

Referencias

  1. Película rodada en 1929 por Nemesio M. Sobrevila. Ricardo Baroja fue su coproductor y protagonista [1]

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.00/5

2.0/5 (4 votos)