Milagro de la Virgen del Puerto (Zufre)

De Huelvapedia
Saltar a: navegación, buscar

Virgen del Puerto y sus milagros

El contenido a continuación son reflexiones personales de los usuarios sobre sus vivencias, sentimientos y recuerdos sobre Milagro de la Virgen del Puerto (Zufre).


Esto lo contaban lo mayores por los años 1940. Pues yo era muy pequeña, pero me gustaban las historias que contaban sentados en sus sillas de enea en la puerta de la calle.

Se decían: ¿Tú te acuerdas cuando a Ceferino le salió un cáncer en un lado de la cara? Y le decía el otro: Y aquello tuvo que ser un milagro.

Ceferino llegó el momento en que los médicos le dijeron que no podían hacerle más y que lo sentían mucho pero no podían curarlo.

Se fue al campo, al cortijo con su familia. Y se decía para él: ya lo que me queda es morirme. Pero aún así, él no perdía la esperanza y le dijo a su mujer que, como la Ermita de la Virgen del Puerto estaba cerca del cortijo, él iba a menudo a visitarla para pedirle un milagro.

Después de suplicarle a la Virgen que lo pusiera bien, se iba para su casa y se paraba a descansar a la sombra de un sauce muy frondoso, que a su alrededor tenía muchas plantas muy verdes y abundantes. Una de ellas tenía las hojas muy grandes y carnosas y él, en su deseperación se ponía la cara sobre ella y le calmaba el dolor. Así, cada vez que le hacía la visita a la Virgen repetía lo mismo con la planta y aquella frescura le calmaba el dolor.

A la vuelta se paraba como siempre y aquel día se quedó dormido junto a la planta y cuando despertó se encontró con la planta totalmente seca y lo que tenía en la cara se le había quitado.

Y Ceferino decía que la Virgen le había echo un milagro.

Sería un milagro o no, ahí esta la incógnita.

Referencia

Leyenda popular, contada por María Rufo Rodriguez , que la escuchó de su abuela.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.40/5

2.4/5 (10 votos)