Historia de Puebla de Guzmán

De Huelvapedia
Saltar a: navegación, buscar

La Comarca de El Andévalo estuvo habitada desde tiempos inmemoriales.

Se cree que la palabra Andévalo tiene su origen en el dios prerromano Endovélico, dios del "Infierno y la noche, de la adivinación y de la salud" y, adoptaba forma de jabalí, al cual se adoraba también en las tierras del actual Portugal.

La primera huella prerromana hallada procede del paraje conocido como La Longuera , en el cual se encontró una tumba con restos de cerámica y otros vestigios.

Existen pruebas de la actividad minera desarrollada por los romanos, habiéndose extraído cobre, hierro y plata entre otros metales en las minas de las Cabezas del Pasto, Herrerías, Cabezo de Gibraltar y otras. En los alrededores del Cabezo del Águila se encontraron una piedra funeraria con inscripciones y otros restos.

También la civilización musulmana dejó sus huellas entre las que destacan unos trozos de pizarra con inscripciones.

En la Edad Media existían dos poblados denominados Alquería de la Vaca y Alquería de Juan Pérez.

El Conde de Niebla estableció en 1445, franquicias a los habitantes de la Alquería de Juan Pérez para aumentar la población.

En 1481 aparece ya la denominación de Puebla de Guzmán, concediéndose en 1796 el título de Villa por el Rey Carlos IV.

Durante el siglo XVI fue constante escenario de invasiones portuguesas consecuencia de la guerra para conseguir Portugal la separación del Reino de España.

A principios del siglo XIX fue invadida por los franceses. A finales de ese siglo se revitaliza la actividad minera explotándose los ricos yacimientos de manganeso, cobre y piritas en Herrerías, Cabezas del Pasto y La Mina del Toro, creándose nuevos asentamientos como el poblado de Minas de Herrerías, lo que va a provocar un aumento considerable de la población, ininterrumpido incluso durante el conflicto civil y los años siguientes de penuria. Puebla de Guzmán alcanza el máximo poblacional en 1950 con 6.661 habitantes.

En esa década de los 50 se asiste a una moderada caída poblacional que se intensificará en los años 60 como consecuencia de la emigración. En esos momentos, la situación de crisis de la dehesa y los aprovechamientos agropecuarios y el declive de la minería no ofrece alternativas económicas viables para buena parte de sus habitantes. Algo más de 2.000 personas buscarán en la emigración la única vía de sobrevivir partiendo hacia una capital onubense económicamente explosiva, además de emigrar a Barcelona, Madrid, Bilbao, Valencia y a algunos países extranjeros.

Este proceso migratorio, aún siendo negativo, se modera en la década de los 70 y prácticamente se detiene en los 80. Actualmente la población asciende a unos 3.200 habitantes.

Referencia

Este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente3.40/5

3.4/5 (10 votos)