Iglesia Parroquial de Santa María de la Purificación (Manzanilla)

De Huelvapedia
Saltar a: navegación, buscar

La Iglesia Parroquial de Santa María de la Purificación, de Manzanilla se encuentra ubicada en la Plaza de España, plaza secundaria, y en el seno de un entorno deprimido demográfica y arquitectónicamente, aunque todavía a salvo por la presencia de destacados ejemplares edilicios, con los que mantiene sólidas conexiones históricas, visuales y formales (capilla del Niño Jesús, calle Santo Cristo; Casa Rectoral (Manzanilla) casa rectoral y cilla, calle Rafael Maba), además de por su diálogo directo, a través de las calles paralelas de Santo Cristo y Alférez Galiano, con el centro vital de la villa, la plaza de Andalucía, sede de sus edificios más emblemáticos, tal es el caso del Ayuntamiento o la plaza de abastos

Descripción

La Iglesia Parroquial de Santa María de la Purificación, por su contundencia volumétrica y su emplazamiento, en un sector elevado de la localidad, se convierte en el hito arquitectónico más representativo, a pesar de hallarse en principio desplazada del corazón urbano, es un destacable ejemplar de iglesia sevillana, en el que confluyen los estilos mudéjar y barroco, siguiendo un modo de proceder muy característico de la práctica constructiva del siglo XVIII en la zona.

Erigida según las consignas mudéjares en su primitiva edificación, que parece corresponder al siglo XV, más tarde sería prácticamente rehecha tras los daños ocasionados por el terremoto de 1755, plegándose a las directrices barrocas vigentes en la segunda mitad del setecientos.

Una reconstrucción en la que intervienen, Pedro de Silva, Antonio Matías de Figueroa o José Álvarez. Entre todos ellos destaca, por la trascendencia de su intervención en el conjunto, Antonio Matías de Figueroa. Su actuación en la iglesia de Manzanilla puede ser considerada por tanto como una de las postreras muestras del peculiar estilo de esta saga familiar -el llamado barroco triunfal- y uno de los primeros anuncios del cambio de rumbo que demandan los nuevos tiempos, en su gusto por la primacía de la línea rococó sobre las masa barrocas.

La aparición de elementos neoclásicos (portada de la nave del Evangelio), derivados de la presencia como director de las obras de José Alvarez (1782-1783), nos hablan igualmente de la evolución formal del estilo hacia el último cuarto del siglo. Destaca finalmente la torre (1760-1779), atribuida a Lucas Cintora y Francisco Díaz Pinto, y uno de los ejemplares más bellos de la provincia, perfectamente adaptado a una de las dos tipologías características del siglo XVIII en Andalucía, con origen en la Giralda sevillana, e integrante de un peculiar conjunto de torres onubenses, junto a la del templo de San Pedro de Huelva y la de la Iglesia de San Juan Bautista (La Palma del Condado), que siguen todas ellas un modelo muy similar.

El edificio que nos ocupa supone una pieza más de la intensa actividad constructiva religiosa que caracteriza la arquitectura onubense del siglo XVIII, motivada por un afortunado conjunto de circunstancias económicas, demográficas y naturales (terremotos) y que ha venido en definirse como su Edad de Oro.

Las obras efectuadas en la iglesia durante el último cuarto del setecientos comparten los detonantes y caracteres de la práctica edilicia provincial en estos momentos y supone por tanto un elemento imprescindible para su correcta y global comprensión.


Galería


Localización


Fuente

Este artículo incorpora material del Anuncio de la Delegación Provincial de Huelva, por el que se somete a información pública el procedimiento de declaración de Bien de Interés Cultural, categoría Monumento, a favor de la Iglesia Parroquial de Santa María de la Purificación, de Manzanilla (Huelva), publicado en el BOJA, nº22 de 3 de febrero de 2003, que se encuentra en dominio público

Principales editores del artículo

Hay algun otro contribuyente a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente3.29/5

3.3/5 (7 votos)