Gastronomía de Cumbres Mayores

De Huelvapedia
Saltar a: navegación, buscar

La gastronomía de Cumbres Mayores es muy variada. La mayor parte de ella se relaciona con las fiestas (la romería del Lunes de Albillo, las Fiestas del Corpus, las Navidades...etc.). Toda una gama de platos típicos de esos acontecimientos. En todas ellas el cerdo Ibérico, con su famoso Jamón y sus embutidos, proporciona la materia prima más emblemática de Cumbres Mayores. Pero la cocina popular de Cumbres Mayores tiene otras recetas muy interesantes. El mismo cerdo ibérico es el protagonista de recetas como el caldillo de matanza, el lomo adobado en manteca, las manitas de cerdo con orejas, los rabos en salsa, el cocido serrano, el refrito, el revuelto de sesos, la morcilla lustre de cerdo del día de la matanza... entre los platos calientes, además de los lomos y solomillos en manteca para comer fríos y las carnes de cerdo para comer a la parrilla: Presas de la cabezada del lomo, secreto, pluma, solomillo...etc.

Otros platos típicos de este pueblo son la caldereta de los quintos, las migas, el gazpacho majado tanto de invierno como de verano, los potajes de legumbres llamados de vigilia y las sopas.

Por último, cabe también mencionar, entre los postres y dulces, el arroz con leche, las cremas, las flores de miel, los prestines, la rosca de piñonate, los buñuelos, las torrijas, las perrunillas, el dulce de membrillo, los borrachos y la torta de chicharrones.

Dentro de la gastronomía de Huelva ocupan un lugar privilegiado todos los productos derivados del cerdo ibérico. Hay diversas opiniones sobre si existen distintas razas o estirpes y, según los especialistas, lo mas acertado es hablar de una serie de características que lo diferencian del cerdo blanco.

Una característica definitiva es que tiene las patas muy finas, y para que no haya confusiones, no tiene por que tener las patas o la pezuña negra, tarda más tiempo en crecer y es menos prolífico que el blanco.

Su alimentación es decisiva en la calidad de los productos que se obtengan de él: carne, embutidos, paletilla y jamón. Es recomendable que este ligada a lo que la tierra les da directamente para que no pierdan las características que los definen. Según la alimentación hay varios tipos:

De bellota: Cuando el cerdo ha hecho una montanera completa hasta su sacrificio, es decir, ha comido bellota en la dehesa de noviembre a febrero. Es el mejor porque el aroma del aceite de la bellota se incorpora a la carne y porque la grasa producida por esta alimentación es más fluida y se reparte entre las fibras musculares.

De recebo: Cuando ha comido bellota, pero ha terminado su engorde con pienso.

De pienso: Cuando no ha comido bellota y su engorde ha sido con pienso.

Su manejo es otro factor muy importante para la calidad. Que el cerdo corra por la dehesa es fundamental; esto le proporciona un esqueleto y una musculatura ejercitada que da mayor calidad a su carne,

Sin duda, el producto estrella del cerdo ibérico es el jamón, para reconocerlo y no equivocarse en su compra, debe buscar una pieza alargada y en forma de violín, donde predomina la longitud sobre la anchura.

Recetas típicas

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.67/5

2.7/5 (9 votos)