Fiestas de Moguer

De Huelvapedia
Saltar a: navegación, buscar

Fiestas de Moguer.

La Velada en honor de Nuestra Señora de Montemayor

Conocida en Moguer como "los Días de la Virgen", se viene celebrando ininterrumpidamente desde la Baja Edad Media para rendir culto a la Patrona en torno al 8 de septiembre. A finales de agosto, se inicia la solemne novena en su honor en la parroquia de la Granada, para culminar con la Función Principal de Instituto y la procesión de la Señora el día de la natividad de María Santísima por las calles de la ciudad. Mientras, durante unos cinco días, la fiesta se vive de forma más lúdica en el recinto ferial de la localidad, que cuenta con más de 200 casetas.

La Romería de la Virgen de Montemayor

Ver artículo sobre la romería de la Virgen de Montemayor

Tiene lugar cada segundo fin de semana de mayo en los pinares que rodean la ermita de la Patrona. En estos días, miles de peregrinos se desplazan hasta el recinto para venerar a la "Reina de los Pinares". En la actualidad existen ocho hermandades filiales repartidas por las provincias de Huelva, Sevilla y Madrid dedicadas a la patrona de Moguer que también participan en esta celebración.

El jueves previo al segundo fin de semana de mayo, todo el pueblo de Moguer se reúne en el antiguo puerto de la Ciudad, el de la Ribera sobre el río Tinto, para recibir a la hermandad filial de Montemayor de Punta Umbría, que comenzó su peregrinación hasta la romería moguereña en 1955. El viernes por la tarde, la Hermandad Matriz de Moguer, acompañada de un inerminable número de caballistas, charrés, carriolas y peregrinos a pie inicia al camino hacia el recinto romero, que dista de la ciudad algo más de dos kilómetros. Ese mismo día, pero ya por la noche, llegan a Montemayor las Hermandades de Huelva y Lucena del Puerto, que hacen el camino de forma tradicional. Las hermandades de Sevilla, Madrid y Campofrío-La Dehesa arriban a la romería por otros medios el mismo primer día de celebración. Por último, la Hermandad de Arahal parte de esta ciudad sevillana el sábado por la mañana, tras realizar un recorrido con caballería y carros por la misma. Hasta Moguer, el traslado se hace en autobús y, desde allí, se camina hasta Montemayor.

El sábado por la mañana se celebra la recepción oficial de todas las hermandades filiales por parte de la Matriz en el pórtico de la ermita y, por la noche, el rosario de antorchas y la gran tirada de fuegos artificiales.

El domingo es el gran día de la Romería de Montemayor. A las doce del mediodía se celebra la Misa en la explanada posterior de la ermita, a la que asisten unos dos mil fieles cada año. Tras el besamanos a la Señora, se espera impaciente a que los costaleros saquen en procesión a la Virgen, en torno a las seis de la tarde, para recorrer el recinto romero y bendecir con su presencia cada una de las hermandades filiales.

El lunes es el día de despedida. Las hermandades filiales parten hacia sus localidades de origen, y la Matriz hace lo propio tras la misa de despedida celebrada por la tarde.

La Semana Santa

Tiene la de Moguer una especial relevancia, como queda patente en las distintas procesiones que organizan desde el Domingo de Ramos hasta el Sábado Santo. Actualmente realizan estación de penitencia ocho cofradías.

El Domingo de Ramos realiza su estación de penitencia la popular Hermandad de la Borriquita, fundada en 1952. El primero de sus pasos es un misterio formado por la imagen de Jesús montado en la borriquilla (obra de Moreno Daza y León Ortega, de 1952), las imágenes de San Pedro y San Juan Evangelista (de Elías Rodríguez Picón, 2003-2004), Zaqueo (Moreno Daza, 1952), y varios niños con un pequeño borriquillo (Elías R. Picón, 2005-2007. El paso, de nueve trabajaderas, es el segundo en proporcines de toda la provincia de Huelva, y está siendo tallado por los tallers de Pineda, en Sevilla. Le acompaña la imagen de María Santísima de la Esperanza (Moreno Daza y León Ortega, 1952), de bellísima factura, bajo palio de terciopelo verde con bordados en oro.

El Lunes Santo realiza su salida procesional la Hermandad del Cristo de los Remedio y la Virgen del Rosario. El Titular procesiona sobre un paso tallado por Pineda, de Sevilla. El resto del misterio, por su parte, está siendo realizado por José María Leal, quien también ha tallado la imagen de la Virgen del Rosario.

El Martes Santo realiza estación de penitencia la Cofradía del Stmo. Cristo de la Sangre o de la Encarnación, que goza de gran devoción entre el vecindario moguereño desde que en 1712 sudara, inexplicablemente, sangre ante los atónitos ojos del alcalde de Niebla, del clero de Moguer y del escribano público que dio fe del hecho. Procesiona sin paso, tumbado sobre tres penitentes, y en silencio, seguido de muchas personas durante todo el recorrido.

El Miércoles Santo sale a la calle la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Victoria y la Virgen de la Paz, fundada en la inmedita posguerra. Para el titular Cristífero (obra de Enrique Orce de los años 40) se está realizando en la actualidad un bellísimo paso que conjuga el bordado, el tallado y la orfebrería. Para la Virgen (José María Leal, 2006)se reserva el bello paso de palio de malla bordada, donde recibe el apoyo de San Juan Evangelista (Enrique Orce, años 40).

El Jueves Santo Jesús es reconfortado por el Ángel en el paso de la Cofradía de la Oración en el Huerto, dedicada a los jóvenes cofrades de la Ciudad. Las dos imágenes del misterio son obra de León Ortega, de los años 70.

A las cuatro de la madrugada del Viernes Santo inicia su caminar por las calles de Moguer la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Ntra Sra Madre de Dios de Gracia, Cruz de Jerusalén y San Juan Evangelista. El titular cristífero de esta hermandad, fundada en 1672, es la que recibe una mayor devoción por parte de los moguereños tras la Virgen de Montemayor, patrona de la Ciudad. Fue tallado en los años 30 por León Ortega. La Virgen, del mismo autor, es algó posterior, y procesiona sobre un rico paso de palio en el que obresale su impresionante manto bordado en oro.

El Viernes Santo le toca el turno a la antiquísima Hermandad de la Vera Cruz y la Virgen de la Soledad, que hunde sus raíces en el siglo XIV, si bien no adquiere el actual título de Vera cruz hasta el siglo XVI. La imagen del Cristo, de Moreno Daza, es llevado sobre un sobrio paso de estilo gótico en color caoba de los años 40. La Virgen de la Soledad, bella talla de Dolorosa del siglo XVII, sale en un paso de palio negro bordado en oro.

El Sábado Santo procesiona la Cofradía del Santo Entierro. En el primero de los pasos sale él Cristo de la Misericordia, crucificado procendente de la Semana Santa malagueña, obra de Barbero de los años 70, acompañado de la Sta. María Magdalena y de San Juan. En el seguno, tallado y dorado, hace lo propio el Cristo Yacente de la Paz Eterna, obra de León Ortega. Por último, en un paso de respiraderos de metal plateado procesiona la Virgen de la Encarncación en Soledad, imagen del siglo XVII que, muy posiblemente, sea la de mayor valor artístico de toda la Semana Santa mogereña.

El Domingo de Resurrección se celebra con la tradicional rifa de borregos y la Santa Misa celebrada por todas las Hermandades de Penitencia de la Ciudad.

El Corpus Christi

Para esta ocasión todo el recorrido de la procesión se viste de juncias y romeros y se llena de altares para recibir al Santísimo sobre un paso de plata.

Referencias

Este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

3.0/5 (9 votos)