Castillo de Gibraleón

De Huelvapedia
Saltar a: navegación, buscar
250px

Nombre del edificio

Castillo de Gibraleón

Localización

Plaza de Santiago, 4-5

Cronología

Siglo IX

Arquitecto

Propiedad

Catalogación

Bien de Interés Cultural (Incoado)


El castillo de Gibraleón forma parte del importante patrimonio arquitectónico defensivo de la provincia de Huelva siendo un castillo de interior, ubicado en la margen izquierda del río Odiel, en el extremo norte del casco urbano de Gibraleón. Su papel por su situación estratégica, fue fundamentalmente el de custodiar el camino entre Sevilla y Lisboa por tierra, así como el paso del río Odiel, anteriormente navegable.

El recinto que conforma es una estructura de origen islámico, reutilizada en época bajo medieval y reformada en la Edad Moderna, con poblamiento asociado desde sus orígenes. La importancia de la fortaleza reside en su valor histórico, ya que contiene registros fundamentales para conocer el origen y la evolución de la villa y en su valor simbólico, pues forma parte del imaginario colectivo.


Entorno

El castillo se encuentra ubicado en la margen izquierda del río Odiel, en el extremo norte del casco urbano de Gibraleón, en un montículo que muestra su mayor altura sobre el terreno circundante por los sectores oriental y norte. Menos protegida quedaría la campiña que se extiende a sus espaldas, hacía el este, sector para cuya defensa se debió contar con alguna fortaleza de apoyo, tal vez la citada por Madoz y Amador de los Ríos en el sector oriental de la localidad.


Descripción

La fortaleza está conformada por un recinto amurallado de planta trapezoidal que se asienta sobre un pequeño cabezo de tierras rojizas y origen marino fluvial. La entrada al castillo se efectúa por una cancela situada junto al núm. 5 de la Plaza de Santiago.

El conjunto se compone de al menos tres partes claramente diferenciadas: el sector del Palacio de los Duques de Béjar, situado en la zona más llana y alta del interior del perímetro amurallado, la zona oeste, intramuros, donde el terreno desciende progresivamente de cota, y la muralla exterior, que delimitaba el perímetro del recinto.

De la muralla exterior quedan estructuras visibles en el sector norte, donde permanecen en pie dos torres de planta cuadrangular y varios lienzos. Es éste el tramo mejor conservado. También permanecen en pie un lienzo en el sector oeste, en el patio de una vivienda adosada a la fortaleza, y restos de una torre poligonal, en el sector sur, a espaldas de la torre mejor conservada del Palacio. A nivel constructivo destaca el empleo masivo de tapial, tanto en las estructuras de época almohade como en las de la Baja Edad Media. Se observan fábricas mixtas de mampuestos de pizarra con verdugadas de ladrillo que se corresponden con las diferentes reformas operadas en el castillo durante la Edad Moderna.

El resto de la cerca exterior ha quedado fagotizada por las viviendas que se adosan a ella, y está actualmente transformada en tapia en diversos sectores, como, por ejemplo, el occidental y el noreste. Los lados este y sur están ocupados por viviendas que se adosan a la muralla, la cual puede haber desaparecido en algunos tramos.

Del Palacio de los Duques de Béjar, situado en el sector más elevado del recinto, en el centro de éste, apenas se han conservado restos en alzado. Pertenece a este conjunto la torre poligonal situada en el sector sur, realizada con tapial, a la que se adosaba una edificación moderna. El lado norte del Palacio parece haber coincidido con la muralla exterior por este sector, ya que se ven restos semienterrados de un muro que enlazaría con la torre Noreste.

Al mismo edificio palaciego ha de pertenecer el lienzo de muralla existente en el sector noroeste, y que forma esquina hacia el sur. Se trata de un lienzo de tapial que debía enlazar con los restos muy destruidos de otra torre cuadrangular-también de tapialque se localiza hacia el centro del recinto, y que resulta visible por coincidir con el inicio de un descenso progresivo de la cota del interior del recinto hacia el oeste. Este lienzo y la torre debieron formar parte del palacio, no de la cerca exterior, que debe haber desaparecido, pero que probablemente enlazaría con la punta del trapecio existente hacía el oeste. Según el escrito de un erudito local de los años cuarenta, dependencias anexas del Palacio, concretamente las cuadras, se ubicaban bajo las casas de la Placeta de Santiago.

Quedan restos de la canalización que existió desde la caja del agua al Palacio del Sr. Duque de Béjar Marqués de Gibraleón y al Convento de Nuestra Señora del Vado. Éstas venían por su peso desde el manantial, pasando a unos tres metros frente a las casas números 3, 4 y 7 de la Placeta de Santiago. Dicha canalización estaba a nivel de piso de la calleja de San Nicolás y los materiales empleados con barro cocido y ladrillos con mortero de cal.

En la zona oeste del recinto amurallado, se identificaron viviendas islámicas por lo general de mala factura, durante las excavaciones de 1985. La zona oriental del interior de la fortaleza está ocupada por construcciones modernas, algunas de ellas en estado ruinoso.


Historia

Lo actualmente apreciable del Castillo de Gibraleón se corresponde con una fortaleza bajomedieval, edificada entre los siglos XIII y XIV, al extremo norte del casco urbano, controlando el paso por el río Odiel, sobre los cimientos de una anterior construcción de época islámica.

Las primeras referencias proceden del siglo IX, en relación con el triunfo del ejército cordobés en sus campañas por las tierras de Niebla como consecuencia de revueltas muladíes. A pesar de ello, las citas más claras sobre la existencia de la fortaleza nos la proporcionan los autores musulmanes Ibn Haayyan (siglo XI y al Idrisi (siglo XII), al describir Yabal al-Uyun como un lugar fortificado situado sobre el río Odiel.

Durante el período medieval cristiano, las luchas señoriales por el control de este territorio fueron continuas entre los linajes de la Cerda, Pérez de Guzmán y Zúñiga a lo largo de los siglos XIV y XV, lo que sin duda tuvo sus consecuencias para el Castillo de Gibraleón, en el que se realizarían diversas obras de ampliación y refuerzo de sus estructuras, según documentación del siglo XVI. Por entonces tenía una doble cerca que separaría la villa de su término, y que el castillo poseía una cava y varias torres, una de ellas, la del homenaje, situada junto a la cerca que rodeaba el castillo. Están documentadas obras en el baluarte durante los años 1574 y 1575, a continuación de las de la azuda situada al oeste del mismo.

Durante el siglo XVIII el deterioro de la fortaleza sería progresivo, constatándose en 1753, cuando el concejo aprueba que se alquile una casa para alojar a la plana mayor del Regimiento de Milicias de Niebla debido al estado en el que se encontraba el castillo. Desde estos momentos la fortificación ha ido deteriorándose hasta llegar al estado de conservación en el que se encuentra en la actualidad.

Según la documentación existente, hacia 1787, el Duque de Béjar, para sus estancias en la villa construyó en el interior del recinto amurallado un suntuoso palacio con un hermoso jardín.

Originalmente, según el plano de Luis de Cohen y Campos, realizado en 1667, contaría al menos con cuatro torres, dos en el lienzo norte, una en la esquina nororiental y otra en el lienzo este. El acceso se situaría en este lienzo, protegido por la presencia de estas dos últimas torres. Sin embargo, Basilio Pavón considera que el castillo pudo tener siete u ocho torres, localizándose una de carácter monumental en el flanco sur, donde se sitúa el acceso.

Existen referencias documentales correspondientes a la Edad Moderna según las cuales en los muros del Castillo de Gibraleón existió una capillahornacina con un mosaico del Cristo de San Agustín, que, según la leyenda, fue aparecido en dicha fortaleza.


Localización

{{{descripción}}}


Catalogación

El 9 de marzo de 2009 se incoó el procedimiento para su declaración como Bien de Interés Cultural:


Referencia

Este artículo incorpora material de la Resolución de 9 de marzo de 2009, de la Dirección General de Bienes Culturales, por la que se incoa el procedimiento para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz de la delimitación del Bien de Interés Cultural, con la tipología de Monumento, del Castillo de Gibraleón, en Gibraleón (Huelva)

Principales editores del artículo

Hay algun otro contribuyente a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente2.70/5

2.7/5 (10 votos)